La hospedería es parte del monasterio, tanto física como espiritualmente. Por tanto, el huésped forma parte de ambos y debe cuidar no interferir en la vida de comunidad.

Es una casa de oración, reflexión, silencio y recogimiento que busca favorecer el encuentro consigo mismo, con Dios y con el prójimo. No es un restaurante, ni un hotel. Disponemos de 24 habitaciones con calefacción y baño completo, para quienes busquen un espacio de paz y sosiego, donde poder vivir una experiencia espititual de reflexión, recogimiento y calma interior.

Para cualquier información, puedes ponerte en contacto nosotros mediante: